En todo el mundo existe un símbolo infinitamente reproducido -una serie de líneas concéntricas, cuidadosamente conectadas entre ellas. Se trata de un diseño muy antiguo que se encuentra en la mayoría de las culturas, en diferentes momentos de la historia y en lugares tan diversos como Europa, Perú, Estados Unidos, Méjico, Islandia, Escandinavia, Creta, Egipto o Sumatra, entre otros. El laberinto genuino no tiene caminos o callejones sin salida para engañar al explorador. Su recorrido consiste en una sola vía serpenteante que inexorablemente conduce de la entrada al centro, y en ocasiones de nuevo hacia fuera. Este símbolo y su familia de derivados se remonta unos 4000 años en el tiempo, hasta finales del Neolítico o principios de la edad de bronce alrededor de la cuenca del Mediterráneo, donde se han encontrado las primeras representaciones. Aún así, sus orígenes siguen siendo un misterio. En cada uno de estos momentos en el tiempo y cada uno de estos lugares, el símbolo del laberinto y la mitología que lo rodea ha surgido en una cultura que lo ha incorporado en sus vidas para diversos fines. Unas veces, durante un corto periodo de tiempo, en otras ocasiones floreció durante cientos de años, extendiéndose considerablemente. Los usos que se le han dado al laberinto han sido muchos y muy variados. Un simple símbolo mitológico, tallado en madera o en una pared rocosa, tejido en el diseño de una manta o una cesta, dispuesto en el suelo con piedras en el desierto o en las costas, mosaicos o azulejos en el suelo de casas, iglesias y catedrales, o cortado en el césped, son algunas de las formas con las que se ha representado. A menudo los significados del laberinto se han adaptado para uso local. A veces, el diseño ha sido alterado o desarrollado, pero comunmente el símbolo del laberinto se emplea sin variación significativa. Las líneas de contacto entre las diferentes manifestaciones de laberintos son difíciles de rastrear, aún queda mucho por descubrir. ¿Cuál es entonces la fascinación oculta en este diseño que lo ha transportado por todo el mundo  a través de miles de años, y cual fué su propósito original? El propósito y uso es relativamente claro. En muchas culturas el laberinto se ha utilizado como un dispositivo de protección, una vía simbólica y ceremonial, el camino del peregrino o hasta como una pista de baile. La caminos retorcidos pueden ser vistos como los guardianes que protegen el objetivo central de la penetración directa, pues ahí es donde se cree que residen los espíritus de los antepasados, apartados de la vida cotidiana, donde podrían causar problemas, pero accesibles una vez se recorre el camino del laberinto. Del mismo modo, las mujeres jóvenes estarían también en el centro del laberinto esperando que sus pretendientes llegaran hasta ellas. Existen tantas historias como mitologías, pero en todas ellas el laberinto parece simbolizar el camino a seguir, en los ciclos diarios y temporales, en la vida, la muerte y el renacimiento. Los circuitos que se expanden y contraen representan también la trayectoria del sol en su viaje a través del cielo, un reconocimiento del renacimiento perpetuo del sol cada mañana y cada año. Más allá de esto también puede existir un significado cosmológico, un conocimiento antiguo de los ciclos de tiempo, oculto en la seguridad del laberinto, escondido en los números y formas. Pero no todo esto tiene que ver con el pasado. Durante los últimos treinta años, el símbolo del laberinto y su mitología ha experimentado una rápida evolución, convirtiéndose una vez más en un concepto dinámico que se ha infiltrado en muchos aspectos de la conciencia pública. En los últimos años se han construido más laberintos que en cualquier otro momento del pasado, y la fascinación actual por el laberinto como  herramienta contemplativa y espiritual, tanto como símbolo para representar el curso de la vida o simplemente como expresión de la intención del alma, es verdaderamente notable y ha llevado el concepto de laberinto a un nivel mundial, ayudado, por supuesto, por las tecnologías modernas. El interés por su historia y  desarrollo también se ha visto fortalecido por un gran intercambio de ideas e información entre profesionales, investigadores, diseñadores y creadores. Al mismo tiempo, el laberinto ha sido utilizado cada vez más por los medios como  tema para  juegos de ordenador, argucias financieras, películas o televisión. También debemos tener en cuenta el resurgimiento actual del laberinto multicursal, dentro de la industria del ocio, desde la década de 1970, con la construcción de cientos de laberintos, a menudo grandes y complejos, en los parques y patios de recreo en todo el mundo . Los laberintos en campos de maíz de los últimos años son sólo el último desarrollo de este arte.