A lo largo y ancho de los países nórdicos de Suecia, Noruega y Finlandia, más allá del Círculo Polar Ártico y en particular alrededor de las costas del mar Báltico, piedras y cantos rodados fueron utilizados para delimitar las paredes de los laberintos. Existen registros de centenares de ellos. También se encuentran laberintos de piedra en Islandia, Rusia y Estonia. Probablemente todos estos grupos de laberintos se debieron a los colonos nórdicos o a los contactos comerciales. El único ejemplo de este tipo de laberinto por debajo de los 55º de latitud se fecha a principios del s. XVIII y lo encontramos en las islas Scilly, al suroeste de Inglaterra. En la actualidad una gran cantidad de antiguos laberintos de este tipo han sido restaurados, y ejemplos modernos de ellos aparecen constantemente en todas partes del mundo. Estos son unos cuantos ejemplos de todos ellos.

 

Categories: contenido

Comments are closed.