Mientras que el laberinto clásico fue conocido en todo el Imperio Romano, el uso popular del laberinto como un elemento de diseño en forma de mosaico para el suelo dio lugar a diferentes variedades de laberintos, todos ellos clasificados como “romanos”.

El laberinto romano es de considerable interés, ya que representa el primer intento real para crear diferentes formas del género y los primeros cambios importantes en un símbolo  que llevaba en circulación más de dos mil años.

.

Categories: contenido

Comments are closed.