Unas definiciones que puedan ser comprendidas con claridad son necesarias al tratar un tema tan complejo y con tantas variantes como el de  los tipos de laberintos.

La primera tarea consiste en aclarar la diferencia entre un laberinto unicursal y un laberinto multicursal.

Aunque en español solo tenemos la palabra laberinto para cualquier tipo que nos podamos encontrar, no es así en idiomas como el inglés, dónde tienen la palabra “labyrinth” para referirse a los laberintos unicursales y la palabra “maze” para los multicursales. Si bien ambas son usadas de manera indistinta por la mayoría de gente.

La diferencia básica entre ambos tipos de laberintos es que los multicursales deben tener opciones a lo largo del camino, lo que conlleva la posibilidad de perderse.

Este tipo de laberintos son los más comunes en los modernos parques de atracciones, así como lo son los típicos laberintos de setos ( hedge mazes) de tantos y tantos parques y jardines, diseñados unos y otros para sorprender y desconcertar a la gente que se adentra en ellos.

La característica de los laberintos unicursales es que  tienen una vía que conduce inexorablemente de la entrada a la meta, aunque a menudo a través de complejas y retorcidas rutas. Estos diseños unicursales han sido conocidos como laberintos (labyrinths) durante miles de años, sin embargo, la línea divisoria entre lo que constituye un laberinto unicursal (labyrinth) o un laberinto multicursal (maze) a veces puede llegar a ser confusa.

Si bien este debate se resuelve fácilmente, hay mucho más debate a la hora de establecer un sistema de clasificación para los diferentes tipos de laberintos. Durante los últimos cincuenta años diversos sistemas han sido propuestos para definir las formas individuales de los laberintos –unicursales y multicursales-.

Yo he decidido ordenarlos de manera sencilla de comprender para todo el mundo, así pues las dos primeras clasificaciones serían:

………………LABERINTOS UNICURSALES …………………………………LABERINTOS MULTICURSALES

……………………..

 

Unas definiciones que puedan ser comprendidas con claridad son necesarias al tratar un tema tan complejo y con tantas variantes como el de  los laberintos.

La primera tarea consiste en aclarar la diferencia entre un laberinto unicursal y un laberinto multicursal.

Aunque en español solo tenemos la palabra laberinto para cualquier tipo que nos podamos encontrar, no es así en idiomas como el inglés, dónde tienen la palabra “labyrinth” para referirse a los laberintos unicursales y la palabra “maze” para los multicursales. Si bien ambas son usadas de manera indistinta por la mayoría de gente.

La diferencia básica entre ambos tipos de laberintos es que los multicursales deben tener opciones a lo largo del camino, lo que conlleva la posibilidad de perderse.

Este tipo de laberintos son los más comunes en los modernos parques de atracciones, así como lo son los típicos laberintos de setos ( hedge mazes) de tantos y tantos parques y jardines, diseñados unos y otros para sorprender y desconcertar a la gente que se adentra en ellos.

La característica de los laberintos unicursales es que  tienen una vía que conduce inexorablemente de la entrada a la meta, aunque a menudo a través de complejas y retorcidas rutas. Estos diseños unicursales han sido conocidos como laberintos (labyrinths) durante miles de años, sin embargo, la línea divisoria entre lo que constituye un laberinto unicursal (labyrinth) o un laberinto multicursal (maze) a veces puede llegar a ser confusa.

Si bien este debate se resuelve fácilmente, hay mucho más debate a la hora de establecer un sistema de clasificación para los diferentes tipos de laberintos. Durante los últimos cincuenta años diversos sistemas han sido propuestos para definir las formas individuales de los laberintos –unicursales y multicursales-.

Yo he decidido ordenarlos de manera sencilla de comprender para todo el mundo, así pues las dos primeras clasificaciones serían:

………………LABERINTOS UNICURSALES …………………………………LABERINTOS MULTICURSALES

……………………..

 

Unas definiciones que puedan ser comprendidas con claridad son necesarias al tratar un tema tan complejo y con tantas variantes como el de  los laberintos.

La primera tarea consiste en aclarar la diferencia entre un laberinto unicursal y un laberinto multicursal.

Aunque en español solo tenemos la palabra laberinto para cualquier tipo que nos podamos encontrar, no es así en idiomas como el inglés, dónde tienen la palabra “labyrinth” para referirse a los laberintos unicursales y la palabra “maze” para los multicursales. Si bien ambas son usadas de manera indistinta por la mayoría de gente.

La diferencia básica entre ambos tipos de laberintos es que los multicursales deben tener opciones a lo largo del camino, lo que conlleva la posibilidad de perderse.

Este tipo de laberintos son los más comunes en los modernos parques de atracciones, así como lo son los típicos laberintos de setos ( hedge mazes) de tantos y tantos parques y jardines, diseñados unos y otros para sorprender y desconcertar a la gente que se adentra en ellos.

La característica de los laberintos unicursales es que  tienen una vía que conduce inexorablemente de la entrada a la meta, aunque a menudo a través de complejas y retorcidas rutas. Estos diseños unicursales han sido conocidos como laberintos (labyrinths) durante miles de años, sin embargo, la línea divisoria entre lo que constituye un laberinto unicursal (labyrinth) o un laberinto multicursal (maze) a veces puede llegar a ser confusa.

Si bien este debate se resuelve fácilmente, hay mucho más debate a la hora de establecer un sistema de clasificación para los diferentes tipos de laberintos. Durante los últimos cincuenta años diversos sistemas han sido propuestos para definir las formas individuales de los laberintos –unicursales y multicursales-.

Yo he decidido ordenarlos de manera sencilla de comprender para todo el mundo, así pues las dos primeras clasificaciones serían:

………………LABERINTOS UNICURSALES …………………………………LABERINTOS MULTICURSALES

……………………..