TIPO “BALTICO”

Los laberintos clásicos de tipo “báltico se pueden encontrar por toda Escandinavia y también en el norte de Alemania, pero principalmente en torno a las costas del Mar Báltico.

Este laberinto es conocido como la “Rueda del Báltico” o “Rueda”. Una reconexión relativamente simple de la parte superior de la estructura clásica de semilla produce una doble espiral en el centro con entrada independiente y rutas de salida.

Estos laberintos son ideales para las procesiones y juegos en los que dos o más caminantes entran en el laberinto, y ello se refleja a menudo en las tradiciones y el folklore.

TIPO  “CHAKRA-VYUHA”

Es esta una evolución inusual del laberinto clásico que se encuentra principalmente en la India.

Se basa en un patrón de  semilla triple, en lugar de cuatriple y es consequentemente dibujado con una espiral en el centro.

En la tradición indígena se conoce  como “Chakra-vyuha”, un nombre derivado de una formación de tropas mágica empleado por el mago Drona en la batalla de Kurukshetra, como se relata en la epopeya Mahabharata.

OTROS TIPOS

En algunos lugares se pueden encontrar  laberintos basados en semillas de dos, de tres y hasta de cinco brazos.

Un único laberinto clásico de cinco brazos y nueve circuitos  recientemente descubierto en Arizona demuestra la gran variedad de laberintos que se pueden crear con una comprensión completa del proceso de construcción.

Una considerable cantidad de laberintos con diseños curiosos basados en el diseño original o dibujados por manos inexpertas se podrían incluir en esta categoría.

EL LABERINTO OTFRID

El Otfrid fue otro laberinto importante, aunque de corta duración.

Se basa en el patrón clásico de semillas, pero se dibuja concéntrico con un conjunto adicional de vueltas añadido para crear un laberinto de once circuitos.

Se encontró por primera vez en manuscritos de mediados del siglo IX y es probable que proporcionara el impulso para el desarrollo de diseños mucho más influyentes en la edad media.

El laberinto Otfrid de la imagen representa la batalla entre Teseo y el minotauro en un manuscrito de finales del siglo XII de Regensburg, Alemania.