Un laberinto puede ser una decoración muy atractiva, no solo por el gran efecto visual, sino porque invita al observador a detenerse e intentar resolverlo.

Tanto para casas particulares como para locales comerciales ( tiendas, bares, restaurantes, etc…). El laberinto puede ser simplemente un diseño espectacular o estar relacionado con la actividad del sitio en cuestión.

Si hablamos de un bar musical, por ejemplo, el laberinto puede incluir tanto elementos relacionados con la música como elementos relacionados con la noche o una fiesta.

Si se trata de una peluquería, el cabello de una mujer es un elemento fácilmente transformable en un laberinto.

Tanto como para cualquier tipo de local como para una casa particular, el cliente puede decidir el tema y participar activamente en la creación del boceto hasta llegar a un diseño satisfactorio.

Si quieres tener algo totalmente nuevo que no pase inadvertido y que haga que la gente recuerde donde ha visto ese laberinto, no dudes en contactarme.

Estos son un par de laberintos de interior. Puedes verlos en detalle aqui.

.

BLOW BABY, BLOW

En este caso, tuve libertad creativa, así que decidí simbolizar en el laberinto la personalidad de la persona que me lo pidió.

Alegría, vitalidad, algo de inocencia y, en definitiva, un soplo de aire fresco.

Las estrellas representan la capacidad de soñar llevada a la realidad, inundando y embelleciendo la insulsa monotonía en la que aveces se puede convertir el mundo, representado por la celosía cuadriculada y repetitiva del fondo.

La explosión de belleza que oculta esta monotonía simboliza la belleza interior de esta persona, espontánea y transparente.

. . . . .

DEATH to LIFE

El proceso de creación de este laberinto fué, sin duda, bastante más complicado.

El cliente vive dentro de un camión-vivienda, y lo único que tenía claro era que el laberinto tenía que tener relación con el tarot.

Un camión no es un sitio muy grande, así que tubimos que empezar por buscar el lugar más adecuado para pintarlo. Al final nos decidimos por una pared de la entrada al camión, en la parte trasera, donde tenía que ir la ducha.

El primer paso fué coger una baraja del Tarot y decidir que carta íbamos a representar.

Después de preseleccionar unas cuantas, nos quedamos con dos cartas: el Sol y la Muerte. En ese punto le dije que me diera un par de días para empezar a crear algún boceto.

En principio tenía que escoger una u otra, pero pronto me di cuenta de la gran relación que existe entre estas dos cartas y busqué una manera de representarlas juntas. Previamente había tomado medidas del lugar donde tenía que pintar el laberinto y trabajaba  en un dibujo a escala (un laberinto no se puede improvisar!! ).

Una vez tuve un primer boceto muy básico, se lo enseñé y la idea le gustó, así que empecé a trabajar en un segundo boceto algo mas elaborado, con formas más definidas.

Al enseñárselo, esta vez si me pidió que hiciese un par de pequeñas modificaciones, así que las hice y cuando dió su visto bueno empecé con lo que sería el dibujo definitivo (izquierda). En cuanto estubo terminado me puse a reproducirlo en su emplazamiento final (derecha).

Nota: Las manchas de pintura en el plato de ducha ya estaban!

SIMBOLOGIA:

Tanto la Muerte como el Sol son arcanos mayores del Tarot.

Este laberinto representa el camino que nuestra esencia recorre después de morir nuestro cuerpo físico.

Del cuerpo rígido e  inerte que yace sobre la plataforma se eleva su alma dormida -no muerta-, de la que fluye la energía vital o esencia de la persona.

Esta energía asciende y toma la forma de tres caballos, que representan la fuerza, y estos tres caballos estan a su vez conectados con el Sol, en lo mas alto del laberinto.

No hay mayor fuente de Vida que el Sol, así, se cerrará una vez más el ciclo de la vida y la muerte, y lo que muere, vuelve a vivir; para volver a morir; para volver a vivir. Nada termina. Todo continua.